Columna

EL CHACAL CAMIONERO

Secuestran y toman como rehenes a quienes menos deben pagar las facturas; esa clase trabajadora que sostiene la economía de Tlaxcala

POR LIMÓN

FOTO. GABRIEL ARANDA

Con este término, se le conoce al sector transportista caracterizado por sus abusos. Empresarios y líderes sin escrúpulos, se niegan a cambiar un modelo de transporte obsoleto, anacrónico, rezagado e insostenible que algunos, por conveniencia personal, económico o político pretenden que siga imperando y eso la ciudadanía no quiere seguir tolerando.

Hoy a las 11:00 horas en el Centro de la capital alrededor de unas 100 unidades de algunas rutas de todos los puntos del Estado pararon labores para exigirle con amenazas al gobierno del Estado la desaparición de las plataformas de aplicación móvil que están revolucionando el transporte de los mexicanos.

El secretario de Comunicaciones y Transportes del Estado con licencia, Noé Rodríguez Roldán no pudo solucionar el problema -mejor dicho, lo empeoro- solo logró que en algunos casos renovaran las unidades, nunca instalaron servicios de cámaras de vigilancia, instalaciones incluyentes para personas discapacitadas y el cobro automático a través de tarjetas prepago que conecten con todos los que brindan este servicio.

Sin embargo, la percepción que tengo del actuar de los empresarios del transporte es su recia oposición a que se regule la forma en la que se lleve a cabo el cobro y los beneficios económicos del servicio.

Insisto, la clase trabajadora de Tlaxcala es la que sufre al pagar el transporte público más caro, que esto, invariablemente, afecta a las personas con menores ingresos. Es un circulo vicioso que nada parece romperlo mientras la ciudad crece rápidamente.

Los habitantes se multiplican y se desplazan con mayor frecuencia y exigen, por tanto, más rapidez para ganarle al tiempo; y las líneas imponen el horario y el cobro que quieren. En los municipios más alejados del centro de la capital, es usted afortunado si a las ocho de la noche toma usted una unidad para regresar a casa, es el peor caldo de cultivo de una realidad que ha rebasado a la SECTE en el presente.

El futuro del transporte ya no solo está medido en el número de unidades y en los puntos de “origen-destino”. Es entender su función en la vida urbana de conexión y multimodalidad. Es decir, todo aquel vehículo motorizado o no que pueda desplaza personas y no solo autos en los nodos clave de Tlaxcala son prioridad.

Pero en el Estado el rezago en esa visión no se comparte está causando no solo estragos al monopolio de utilidades de los empresarios del transporte que tienen las concesiones. También está afectando gravemente la calidad de vida de los habitantes e incluso el aire que respiramos.

Ya lo advertimos hace unos días, que en todos los países del mundo y en los Estados de México hay mafias o grupos organizados que violentando las leyes intentan sacar ventajas de ellas. Sin embargo, en países como E.E.U.U el Estado es más fuerte que cualquier mafia -en este caso los tentáculos del pulpo camionero- el gobierno le debe dejar en claro que les puede “revocar de manera inmediata los permisos”, y en los casos que, sí amerite, las concesiones para no seguir siendo presionados por los empresarios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s