Categorías
Columna Sin categoría

EL GOBERNADOR DE PUEBLA

CONTRA LAS CUERDAS

POR LIMÓN

En una situación desesperada, con grandes dificultades y en el nombre de que no haya mas muertos, ciento de infectados por el Coronavirus, el gobernador de Puebla, Miguel Barbosa Huerta, ordenó a los ciudadanos a un “pacto comunitario” y encerrarse nuevamente en cuarentena. Dio como fórmula suprema usar cubrebocas, lavarse las manos constantemente, que los aparta radicalmente de sus vidas.

Sin darles una solución de como mantenerlas y sin la certeza de saber si lo que está pidiendo será suficiente para ganarle la batalla al coronavirus.

Responsabiliza a la ciudadanía de ser las víctimas, el origen de todo y de morirse por causa del Covid-19.

Lamentó que los comerciantes ambulantes hayan desafiado a la muerte, a la enfermedad y se hayan volcado de manera irresponsable a las calles durante el pasado fin de semana, los llamó a tomar medidas de prevención, sana distancia para evitar más contagios.

Por eso quiere que hipotequen su futuro porque Puebla registró en los tres últimos días más de mil 59 nuevos contagios, más de 33 fallecidos y subió la curva arriba de 300 casos diarios.

Para embarrar a la ciudadanía de su incapacidad, porque nunca pudieron lograr tener un comportamiento adecuado de las recomendaciones, que por eso están viviendo las consecuencias.

Voy a refrescarle la memoria al gobernador de Puebla, el programa que hizo crecer de forma exagerada el virus entre los poblanos fue el “Hoy no circula”, que le sugirió Guillermo Arechiga Santamaría, Secretario de Movilidad y Tránsito. Atiborró el transporte público en donde se contagiaron miles de personas de coronavirus y de paso llenaron las alforjas desplumando también a miles de automovilistas que cayeron en las manos de voraces agentes de tránsito.

Queda incluido, que después del brote de neumonía que se dio en 2009 durante la crisis de la epidemia de la influenza H1N1, sigue teniendo muchas lagunas mentales y siguen siendo incapaces las autoridades de manejar una crisis, pero, sobre todo, siguieron sin contar con la experiencia para hacer frente a un desafío como éste.

Sin embargo, pese a todas las experiencias acumuladas, los gobiernos no invirtieron, no hicieron nada para poner y establecer términos prácticos que determinaran lo que tenían que hacer en caso de que ocurriera una crisis como ésta ni cuales serían los instrumentos que realmente necesitarían para librarnos de este terrible enemigo Covid-19.

Pero el momento llegó, no están preparados para el futuro, sino que tampoco están para evitar que fuéramos victimas de un secuestro, que cabalga sobre nuestras vidas sin darnos una solución.

Hoy, los hospitales de Puebla encuentran su acceso a su máxima capacidad de enfermos de coronavirus. El Gobierno de Puebla dice que los Centros de Salud están adaptados para recibir a los nuevos contagiados de este enemigo invisible.

Y es que, Barbosa Huerta está sobre las cuerdas porque ha roto todos los cánones del sentido común, desatando problemas de orden público, de salud y económicos. Pero sobre todas las cosas, si lo ha hecho por maldad o por simple incapacidad, ha ido colocando el nombre de Puebla en una posición muy cuestionada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s